Scary Science: EMFs May Triple Miscarriage Risk

Ciencia aterradora: los campos electromagnéticos pueden triplicar el riesgo de aborto espontáneo

Un importante conjunto de investigaciones señala ahora los riesgos para la salud de los campos electromagnéticos en fetos, lactantes, niños y mascotas.

Un estudio reciente debería hacer reflexionar a todas las mujeres embarazadas porque destaca un vínculo potencial entre la exposición a los campos electromagnéticos y un mayor riesgo de aborto espontáneo (el término médico es “aborto espontáneo”).

Un estudio de 2017 realizado por Kaiser Permanente y financiado por el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental encontró una asociación inquietante entre la exposición a los campos electromagnéticos y el aborto espontáneo. Este estudio fue bastante único porque utilizó un dispositivo de medición objetivo y evaluó los resultados a corto plazo (abortos espontáneos), a diferencia de los eventos que ocurren años después, como el cáncer o las enfermedades autoinmunes. El estudio fue bastante amplio e involucró a 913 mujeres en edad fértil. El investigador principal fue De-Kun Li, MD, PhD, epidemiólogo perinatal y reproductivo de la división de investigación de Kaiser. ( Li et al, 2017 )

Li les dio a las mujeres embarazadas medidores para rastrear los niveles de EMF a los que estaban expuestas en un período típico de 24 horas y llevó un diario de sus actividades. Se realizaron un seguimiento de los resultados del embarazo. Los investigadores controlaron múltiples variables que se sabe que influyen en el riesgo de aborto espontáneo, incluidas náuseas y vómitos, antecedentes de abortos espontáneos, consumo de alcohol y cafeína y problemas de salud materna como fiebre e infecciones.

Lo que encontró el estudio

  • Las mujeres con las exposiciones más bajas medidas a la radiación no ionizante en un día normal (que representan el 25 por ciento de las mujeres) tuvieron una tasa de aborto espontáneo del 10,4 por ciento.
  • Las mujeres con mayor exposición (75 por ciento de las mujeres) tuvieron una tasa de aborto espontáneo del 24,2 por ciento: ¡ un riesgo relativo casi tres veces mayor!

Para poner estas cifras en contexto, la tasa de abortos espontáneos en la población general está entre el 10 y el 15 por ciento, según el Dr. Li.

En el estudio de Li, las fuentes específicas de radiación EMF no parecieron ser significativas. Lo que FUE significativo fue la consistencia de la exposición . En otras palabras, caminar por una cafetería con Wi-Fi de camino al trabajo es menos riesgoso que sentarse con una computadora portátil en el regazo durante la mayor parte del día.

Las exposiciones suelen ser frecuentes y acumulativas: desde el uso de equipos de oficina, como fotocopiadoras y máquinas de fax, hasta dispositivos domésticos comunes, como secadores de pelo y aspiradoras, sin mencionar los teléfonos móviles, las computadoras y la conexión Wi-Fi. Simplemente pararse frente a un horno microondas mientras se calienta una taza de café puede exponerse a entre 100 y 300 mG, señaló Li.

Su conclusión es que su estudio "proporciona evidencia de una población humana de que la radiación no ionizante del campo magnético puede tener impactos biológicos adversos en la salud humana".

¿Por qué estos campos electromagnéticos antinaturales representan una amenaza tan grande para los bebés y los niños?

Múltiples estudios han encontrado que el cerebro de los niños pequeños absorbe más radiación que el de los adultos. A medida que disminuye el tamaño de la cabeza, aumenta el porcentaje de energía absorbida por el cerebro. Además, los tejidos de los niños tienen un mayor contenido de agua e iones en comparación con los tejidos de los adultos, y ambos factores aumentan la absorción de radiación.

Si bien los niños son más vulnerables que los adultos, la edad de mayor riesgo es antes del nacimiento . Durante la etapa de desarrollo prenatal, los campos electromagnéticos pueden penetrar más fácilmente en los tejidos e interferir con la comunicación celular normal, lo que altera el crecimiento y la división celular. Esto allana el camino para problemas de salud para los niños en el futuro.

Los hallazgos del Dr. Li concuerdan con estudios anteriores

Una investigación de 2013 en la que participaron 116 mujeres reveló que los niveles de campos electromagnéticos eran significativamente más altos en los hogares de mujeres que abortaron que en los hogares de mujeres que lograron llevar a sus bebés a término. ( Mahmoudabadi et al, 2013 ) Y en 2016, un estudio chino ( Cao et al, 2006 ) encontró que las ratonas expuestas a campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja (ELF) produjeron un 60 por ciento menos de descendencia y experimentaron más abortos espontáneos y deformidades fetales, además ya que la descendencia superviviente muestra más anomalías en el desarrollo.

Por cierto, ¡es posible que las mujeres ya sean más vulnerables a los abortos espontáneos de lo que se pensaba!

En un artículo de investigación reciente, el genetista evolutivo William Richard Rice de la Universidad de California en Santa Bárbara afirma que su investigación indica que la mayoría de los embarazos humanos en realidad terminan en abortos espontáneos: ¡ más de la mitad! La razón es que muchos embarazos terminan por sí solos antes de que la mujer sepa que está embarazada. Se estima que el 80 por ciento de todos los abortos espontáneos ocurren en las primeras 12 semanas, pero si la investigación de Rice es precisa, es probable que esa cifra sea mucho mayor. ( Starr, 2018 )

Con probabilidades como ésta, definitivamente no queremos comprometer aún más nuestra capacidad reproductiva. E incluso si un feto sobrevive a los efectos negativos de los campos electromagnéticos y sobrevive hasta el nacimiento, puede desarrollar problemas de salud en el futuro.

Las frecuencias inalámbricas están relacionadas con un riesgo tres veces mayor de que un niño desarrolle asma, así como con tasas más altas de hiperactividad, problemas de memoria y de comportamiento, tiroides baja, anomalías genéticas y problemas motores debido a cambios en el cerebelo. La exposición materna a los CEM durante el embarazo también se ha relacionado con un mayor riesgo de leucemia infantil. ( Infante-Rivard y Deadman, 2003 ; Bioiniciativa 2012 )

Aunque los estudios realizados hasta la fecha tal vez no demuestren sin lugar a dudas que la radiación EMF dañe la salud tanto de la madre como del niño, las implicaciones son aterradoras. El estudio de Li y otros deberían despertarnos y, al menos, servirnos de motivación para hacer todo lo posible para proteger a nuestros bebés no nacidos.

Si está embarazada o intenta concebir, le recomendamos que se esfuerce por evitar la mayor cantidad posible de campos electromagnéticos, especialmente durante el primer trimestre, cuando el bebé es más vulnerable. No puedes evitar todos los EMF, pero hay cosas que puedes hacer para reducir tu exposición. Recuerde, la exposición es acumulativa. La exposición a objetos muy comunes, como despertadores, mantas eléctricas, televisores y demás, es pequeña o grande.

Muchos de los remedios son realmente de sentido común.

Aléjese un poco de los equipos cuando estén en funcionamiento: hornos microondas, fotocopiadoras y similares. Los niveles de CEM caen rápidamente con la distancia. Limite el uso de computadoras portátiles, tabletas y otros dispositivos móviles. Si estás embarazada, ¡no te pongas esos dispositivos en el vientre!

Tenga en cuenta que los monitores para bebés emiten EMF. Evite la variedad de Wi-Fi y mantenga el monitor lo más lejos posible de su bebé. Apágalo cuando no esté en uso.

Considere agregar un poco de shungit a su entorno.

¡Lo más importante es que no te estreses demasiado por nada de esto! El estrés en sí es un factor de riesgo de aborto espontáneo. Simplemente haz lo que puedas y no te preocupes por lo que está fuera de tu control. El conocimiento es poder. Cualquier ajuste que haga en su estilo de vida y en su entorno contribuirá en gran medida a garantizar un embarazo saludable y un bebé sano y feliz.

Solicite suplementos a través de mi tienda Fullscript.
Regresar al blog